El impacto como consecuencia: calidad, gestión y visibilidad

El objetivo primordial de toda revista científica que se precie es llegar a ser una publicación de impacto. Esto es, aparecer bien posicionada en las distintas bases de datos o índices de calidad más prestigiosos. No obstante, este objetivo no es algo que se quality-787673_1920pueda conseguir de la noche a la mañana, para lograrlo son muchos los aspectos que hay que atender cuidadosamente, desde el rol de editores.

Por ello, señalamos aquí como los más destacados: la calidad, la gestión editorial y la visibilidad.

A la hora de medir la calidad de una publicación científica se recurre a diferentes indicadores:

  • El factor de impacto: la frecuencia con la que una revista ha sido citada en un año concreto.
  • El índice de inmediatez: mide la rapidez con la que se citan los artículos de una revista científica.
  • Cuartil: indicador o medida de posición de una revista en relación con todas las de su área.
  • Índice H e índice G: indicadores para evaluar la producción científica de un investigador.
  • SJR (SCImago Journal Rank): indicador desarrollado por SCImago, con el que el área de investigación, calidad y reputación de la revista científica tienen un impacto directo sobre el valor de la cita.
  • Journal Metrics: proporciona los datos del CiteScore y del percentil donde se encuentran posicionadas las revistas de acuerdo con extraída la información de la base de datos Scopus.

Si consideramos que estos aspectos son los que van a determinan ante la comunidad científica la calidad de una publicación frente a otras, el equipo editorial de una revista debe atender a ellos cuando se establezcan los criterios de calidad. De este modo, son de gran importancia la accesibilidad a los distintos artículos que puede contribuir a una mayor citación, la puntualidad y periodicidad de la revista; la rigurosidad y transparencia en el proceso así como su compromiso ético que son garantes de confiabilidad.

La gestión editorial es otro de los aspectos que vertebran la revista y revierten en la calidad de la misma. Progresivamente, esta gestión se ha vuelto más compleja y exigente. Entre sus objetivos prioritarios estaría la definición clara del proyecto editorial, la integración de las buenas prácticas editoriales, incrementar los índices de calidad…Para lograr esto el equipo editorial debe, por tanto, realizar una serie de tareas nada sencillas y que en muchos casos requiere la colaboración de terceros en el proceso, como:

skills-3371153_1920

  • Llevar a cabo una correcta indexación en bases de datos
  • Difundir y visibilizar los productos
  • Disponer de un consejo editorial abierto y amplio, y de un sólido comité internacional
  • Cumplir escrupulosamente con los tiempos marcados
  • Garantizar la originalidad y el rigor de los trabajos publicados asegurando la revisión por pares ciegos que respete el anonimato de los autores y revisores. En este sentido, la dificultad mayor estriba en crear una gran red de colaboradores, serios y rigurosos, que inviertan de manera generosa su tiempo y energía para la mejora del proyecto editorial.

Por último, la visibilidad y el acceso a la publicación y todos sus artículos contribuyen a una mayor lectura y, por ende, citación de los artículos. Para conseguirlo, tomando como ejemplo paradigmático de visibilidad a Comunicar, podemos indicar una serie de medidas que tiene en cuenta:

  • Los artículos están publicados, además de en castellano, en inglés, dado que es la lengua con mayor proyección internacional.
  • Los artículos están disponibles de forma totalmente gratuita.
  • La web incluye, por su vocación internacional, versiones en cuatro idiomas: español, inglés, portugués y chino.
  • Múltiples plataformas de acceso (ePub, pdf, html, xml)
  • La publicación está presente en diferentes redes sociales académicas (AcademiaEdu, ResearchGate), genéricas (Facebook, Twitter), canales de vídeo e imágenes (Flickr, Baidu, YouTube, Weibo), identificadores de autores (ORCID, ResearcherID, Scopus), así como en gestores documentales como Mendeley, RefWoks y EndNote.

visibilidad

La combinación de los mecanismos de calidad, gestión editorial y visibilidad, junto a otros definidos en anteriores entradas del presente blog, tienen como consecuencia el impacto de la revista científica.

Decálogo de criterios e indicadores de calidad

Uno de los principales apartados/documentos de una revista científica, junto con el de Fortalezas, es el de Criterios e indicadores de calidad. En este apartado se deben describir las características y fortalezas que tiene una revista con respecto a su gestión editorial, y es el seguimiento de estos criterios declarados lo que garantizará una buena praxis y una gestión transparente del proceso editorial.

En la web de la revista Comunicar presentamos un enlace a nuestro decálogo de criterios de calidad donde podemos ver que el primero de ellos, Impacto y prestigio, se refiere al posicionamiento de la revista en las principales bases de datos nacionales e internacionales, plataformas de evaluación de publicaciones, directorios selectivos, bases de datos bibliográficas, hemerotecas selectivas, portales especializados y catálogos de bibliotecas de todo el mundo. Es por eso que en este punto toda revista que aspire a un alto estándar de calidad debería mostrar todo lo relacionado con su impacto y prestigio.

criterios de calidadComo segundo punto, Visibilidad y acceso, se tendría que enunciar el seguimiento de una política editorial de acceso al conocimiento abierto y compartido. La disponibilidad de los artículos en distintos idiomas y de forma gratuita. La web de la revista debería tener versiones en varios idiomas y su visibilidad se debe potenciar mediante distintas formas de acceso (ePub, pdf, html, xml, etc.) además de tener presencia activa en redes sociales académicas y genéricas

Un tercer aspecto sería el de Puntualidad y seriedad donde se expondría cómo se garantiza la periodicidad de publicación de la revista, así como los tiempos destinados a las fases de estimación/desestimación de manuscritos, la fase de evaluación para su rechazo o aceptación, así como las de edición de los textos en preprint y publicación de los artículos online e impresos. Con la publicación de estos tiempos el autor puede seguir la puntualidad de las diferentes partes del proceso y se garantizará un eficiente flujo de los manuscritos.

En el apartado de Rigor del proceso las revistas tienen que atestiguar un riguroso y transparente proceso de revisión por pares, a través de un Consejo internacional de revisores, que garantice un riguroso proceso de revisiones ciegas por parte de expertos en la temática de los manuscritos propuestos.

Un quinto criterio a tener en cuenta es el de Ética y compromiso donde se presentará el código ético de la revista que garantice los derechos y deberes de toda la comunidad científica de la revista, es decir, autores, revisores y editores. Se recomienda que esté basado en el Comité Internacional de Ética de Publicaciones (COPE) que regula los compromisos que adquieren los miembros de la comunidad científica.

En el criterio Gestión editorial se tiene que garantizar la calidad del proceso editorial y su pulcritud basada en el trabajo de revisores, departamentos estilísticos y de traducción, maquetación profesional y la adaptación a los distintos formatos de edición online. Todo el proceso editorial tiene que ser serio y riguroso, transparente para el autor en todo el proceso y explicado al detalle con documentos: normativa, chequeo previo, formato de envío, normas de citación, carta de presentación, protocolos de revisiones, etc.

Otro apartado a considerar es el de Comunidad científica, donde la revista muestre su comunidad científica de autores y revisores además de los distintos equipos que la conforman y que velan por la máxima calidad científica, estilística, formal y ética del proceso editorial: Consejo Editorial, Comité Científico, Consejo Internacional de Revisores, Consejo de Redacción y Consejo Técnico.

Un octavo punto a considerar sería el de Tecnologías emergentes, donde se indicaría la adecuación continua de la revista al avance de las tecnologías emergentes. Esta adecuación implicará una adaptación continua mediante el ajuste y flexibilización de los formatos, la actualización de los modelos de comunicación con los autores y el uso de plataformas para la gestión editorial.

El noveno indicador Originalidad en el proceso se refiere a la originalidad de los manuscritos presentados lo que se puede garantizar con la utilización de controles de plagio utilizando un programa profesional para revistas científicas (CrossCheck) e indicando, de manera clara en la normativa para autores de la revista, que el plagio o el autoplagio es motivo automático para el rechazo de un artículo y que se realiza una lectura de los resultados en porcentajes que salen del programa no solo “cuantitativa” sino también “cualitativa”

Como último punto de este decálogo nos gustaría destacar la frase El autor como máxima ya que entendemos que el autor debe ser la figura fundamental de todo el proceso de publicación. En Comunicar, tal y como se indica en nuestros Criterios de calidad, sobre todos los artículos publicados se ofrece información de cómo citarlo, su actualización web (Crossmark), los apoyos internacionales que ha recibido (FundRef), datos estadísticos, fuentes primarias hipervinculadas, métricas de impacto (PlumX, Dimensions), etc.